Proceso que nos conecta con una pieza de Joyas con Intención - Luchi
18800
post-template-default,single,single-post,postid-18800,single-format-standard,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,boxed,,columns-4,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Proceso que nos conecta con una pieza de Joyas con Intención

Cada pieza de Joyas con Intención parte de la relación con los cuatro elementos que nos hacen más equilibrados y nos conectan con nuestra esencia, esa misma que olvidamos con el diario vivir.

“La alquimia es equilibrio y el dar y recibir de la misma forma te hará sanar” fue la frase que recibí del Arcángel Gabriel hace unos años, y es quien me inspira en cada pieza para usar simbología sagrada, tótem, cristales y energía que se transforma desde los cuatro elementos.

Es la filosofía espiritual la que me lleva a sentir en mi alma que puedo dar a través de mis creaciones un apoyo espiritual, transmutar, transformar, forjar, sentir. Cada paso que realizo con la joyería hace sanar mi alma y la de quienes la porten con consuelo y esperanza, y eso me hace realmente feliz.

Siempre pienso en quién puede conectarse con una pieza de Joyas Con Intencion, y su misma energía atrae a quien realmente la necesitan en su camino, para fortalecerse y encontrar la amorosa compañía de ese ser supremo y la guía maravillosa de los ángeles.

Realmente cada una está destinada para encontrar a quien la deba portar con la mejor energía para sanar.

La joyería es intencionada a través de los elementos:

Fuego

El que transmuta, transforma una energía en otra, dándole fuerza y cambio a todo aquello que debamos revisar desde el aprendizaje espiritual.

Aire

El que te ayuda a generar una nueva energía, se lleva lo que no y te deja lo que debe quedarse para trascender.

Tierra

Presente en los cristales que te ayudan a anclar, estimulando la fertilidad y la creación de proyectos de abundancia y prosperidad.

Agua

El que limpia, sana, y permite fluir a donde queramos llegar.

No hay comentarios

Publicar un comentario