Luz Elena Mejía, un ser de luz con misión sanadora - ¡Conóce a Luchi!
El día de la Luz nace quien tiene toda la energía para revolucionar a toda su genealogía... Un ser de luz con una misión muy especial sanar a través de su alma a su familia, y con diferentes herramientas a los demás con terapia de coaching con ángeles y las joyas con intención.
Luz
15329
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-15329,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,boxed,,columns-4,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive
Luz Elena Mejía
Luchi Mejía – Luz Elena Mejía

Luz Elena Mejía, ser de luz con una misión sanadora

 

La noche del 25 de diciembre en Santa Rosa de Cabal (Departamento de Risaralda), dos hermanas de la comunidad pasaron por la habitación afirmando a mi madre que había sido afortunada en nacer el dia de la luz, y por esta razón debía llamarme Luz. Mis padres deciden, entonces, bautizarme bajo la fe católica como Luz Elena Mejía Molina.

Primogénita: primera nieta de la familia Molina y segunda nieta de la familia Mejía.

 

Nace quien tiene toda la energía para revolucionar a toda su genealogía… Con una misión especial: el de sanar el linaje y la trayectoria de una familia que estaba marcada por la pobreza material pero con la suficiente fortaleza para brindar lo mejor de su corazón y calidad humana, lo que es la verdadera riqueza en este plano y en el universo.

 

Hoy entiendo que YO SOY un ser de luz, que acepto mi misión y todos los aprendizajes elegidos para mi crecimiento espiritual, y trascender a ese ser supremo Dios, que es el ser más amoroso que se encuentra en mí.

 

Así es que me he convertido en esposa, madre, odontóloga, servidora, terapeuta con ángeles y sanadora de almas con mis joyas con intención.

 

Porque entendí que el camino espiritual es guiado por los ángeles, que son los mensajeros de Dios, y que su presencia ha transformado mi vida y cada pensamiento que tengo.

 

Desde la primera luz de la mañana agradezco por el camino recorrido; abro mi corazón hacia la abundancia, prosperidad, salud y amor para mí, mi familia, casa y amigos; y para mi bienestar, el de las personas de mi alrededor y el de toda la humanidad.