Luchi Mejía como esposa - Joyas con intencion
40
post-template-default,single,single-post,postid-40,single-format-standard,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,boxed,,columns-4,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Luchi Mejía como esposa

En Diciembre de 1997, después de un mes de casada, me diagnosticaron Microadenoma Hipofisiario, que me llevó a un tratamiento con medicamentos y a controles periódicos con Tomografías para evitar que creciera y controlar la hormona aumentada en mi cuerpo que no me permitiría tener un embarazo fácil y debía cuidarme de muchos otros medicamentos, según mi médico Neurocirujano.

En Abril de 1998, mi esposo Juan Manuel me invitó a un viaje al mar Caribe para certificarnos como buzos y que me llevó a conocer las maravillas del mar, sus colores, su magia y la primera sensación de volar debajo de las profundidades del agua marina.

En Mayo de 1998, para felicidad de los dos recibimos la noticia de un embarazo a pesar de todos los pronósticos médicos y medicamentos, Juan Sebastián Ospina Mejía había decidido llegar a este mundo y alegrar nuestras vidas y las de toda la familia.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Luchi Mejía como esposa

En Diciembre de 1997, después de un mes de casada, me diagnosticaron Microadenoma Hipofisiario, que me llevó a un tratamiento con medicamentos y a controles periódicos con Tomografías para evitar que creciera y controlar la hormona aumentada en mi cuerpo que no me permitiría tener un embarazo fácil y debía cuidarme de muchos otros medicamentos, según mi médico Neurocirujano.

En Abril de 1998, mi esposo Juan Manuel me invitó a un viaje al mar Caribe para certificarnos como buzos y que me llevó a conocer las maravillas del mar, sus colores, su magia y la primera sensación de volar debajo de las profundidades del agua marina.

En Mayo de 1998, para felicidad de los dos recibimos la noticia de un embarazo a pesar de todos los pronósticos médicos y medicamentos, Juan Sebastián Ospina Mejía había decidido llegar a este mundo y alegrar nuestras vidas y las de toda la familia.

No hay comentarios

Publicar un comentario