Los mandala y su significado ¡Joyas con Intención te cuenta!
18850
post-template-default,single,single-post,postid-18850,single-format-standard,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,boxed,,columns-4,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Los mandala y su significado

La palabra “mandala” proviene del sánscrito y su significado es “círculo” o “rueda”. Cada uno de ellos tiene una interpretación diferente, dependiendo de las formas y los colores utilizados, de donde radica precisamente el secreto de su meditación.

Los dibujos o figuras de los mandala tienen formas que presentan una fuerte simetría. Casi siempre, de forma circular o cuadrangular con diferentes inscripciones. Es decir, el círculo y el cuadrado son sus estructuras básicas. De ahí su significado de rueda o círculo, una rueda que no para de girar y que en su todo alude a la vida y la muerte.

Significados que guardan las principales formas de los mandala:

  • Círculo: significa lejanía. También tiene que ver con la seguridad, lo absoluto y el verdadero yo.
  • Cuadrado: se relaciona especialmente con el equilibrio y la estabilidad.
  • Triángulo: su significado está relacionado con el agua, la transformación y la vitalidad.
  • Espiral: esta forma tiene que ver con las energías curativas.
  • Cruz: símbolo de decisiones y está relacionado muy estrechamente con los cuatro puntos cardinales.
  • Corazón: su significado tiene que ver con la unión, el amor y la felicidad.
  • Estrella: esta forma tiene un significado asociado con la libertad y la espiritualidad.
  • Pentágono: nos acerca a los símbolos de la tierra, el agua y el fuego y a la forma del cuerpo humano.
  • Hexágono: esta forma tiene como significado el equilibrio y la unión de los contrarios.
  • Mariposa: ésta se relacionará con la transformación, la muerte y la autorenovación del alma.
  • Laberinto: muy común en los mandalas, significa la confusión, la autorreflexión y la búsqueda del centro de uno mismo.

Para trazar los mandalas, en primer lugar hay que dibujar las formas lineales de manera concéntrica para luego colorearlos.

Por otra parte, a la hora de pintar o dibujar un mandala, hemos de tener en cuenta que el diseño y los colores empleados son libres. No hay un patrón a seguir, por lo que podemos escoger aquellos que deseemos.

Lo ideal es afrontar el dibujo sin pensar de antemano cómo lo vamos a pintar, sino dejándonos llevar por nuestro inconsciente.

No hay comentarios

Publicar un comentario