¿Quién es Luchi Mejía? Sus deseos de servir - Joyas con intencion
20
post-template-default,single,single-post,postid-20,single-format-standard,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,boxed,,columns-4,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

¿Quién es Luchi Mejía? Sus deseos de servir

La salud oral había sido hasta ahora mi mejor forma de ayudar a los demás. «Por qué no seguir después de que mis hijos crecieron un poco e invertir mi tiempo en ayudar, por ese medio, a más personas?…

Adquirí experiencia y amor en mi corazón cuando decidí atender pacientes con mi unidad portátil en las comunas de Medellín. Programa con la Fundación Las Golondrinas, dedicada a alimentar hoy 500 niños con aportes voluntarios y con ayuda de las exalumnas del Sagrado Corazón. Trabajé con metrosalud medio tiempo en los centros de salud ubicados en la comuna 13 y 14, donde la violencia, los grupos armados al margen de la ley, el sicariato y el narcotráfico era el modos de adquirir recursos en aquellas comunidades, que se veían afectadas cada vez más.

En la Fundación ALFIME (para discapacitados en el municipio de Envigado), aporte mi conocimiento en salud oral y mi mayor ayuda para quienes el desplazamiento con discapacidad y los ingresos económicos bajos no les permitía llegar a un servicio odontológico que les ayudará a mantener su salud oral en buenas condiciones.

Me desplazaba en ocasiones a sus casas para poder brindarles atención no solo en salud oral, si no en contribuir con su autoestima y deseos de vivir a pesar de su condición física. Muchos de ellos han muerto y me consuela el saber que se liberaron de sus dolencias físicas y el amor de Dios los ha recibido para tener el gozo de la paz.

Aprendí desde el amor a mi misión, una historia de vida en cada uno de ellos y su corazón lleno de amor o de amargura, reflejaba en el mío el sentido de mi labor. Doy Gracias por cada una de sus historias, cada una de sus dificultades porque enseñaron a mi vida lo valioso de mi profesión y de mi familia.

No hay comentarios

Publicar un comentario

¿Quién es Luchi Mejía? Sus deseos de servir

La salud oral había sido hasta ahora mi mejor forma de ayudar a los demás. «Por qué no seguir después de que mis hijos crecieron un poco e invertir mi tiempo en ayudar, por ese medio, a más personas?…

Adquirí experiencia y amor en mi corazón cuando decidí atender pacientes con mi unidad portátil en las comunas de Medellín. Programa con la Fundación Las Golondrinas, dedicada a alimentar hoy 500 niños con aportes voluntarios y con ayuda de las exalumnas del Sagrado Corazón. Trabajé con metrosalud medio tiempo en los centros de salud ubicados en la comuna 13 y 14, donde la violencia, los grupos armados al margen de la ley, el sicariato y el narcotráfico era el modos de adquirir recursos en aquellas comunidades, que se veían afectadas cada vez más.

En la Fundación ALFIME (para discapacitados en el municipio de Envigado), aporte mi conocimiento en salud oral y mi mayor ayuda para quienes el desplazamiento con discapacidad y los ingresos económicos bajos no les permitía llegar a un servicio odontológico que les ayudará a mantener su salud oral en buenas condiciones.

Me desplazaba en ocasiones a sus casas para poder brindarles atención no solo en salud oral, si no en contribuir con su autoestima y deseos de vivir a pesar de su condición física. Muchos de ellos han muerto y me consuela el saber que se liberaron de sus dolencias físicas y el amor de Dios los ha recibido para tener el gozo de la paz.

Aprendí desde el amor a mi misión, una historia de vida en cada uno de ellos y su corazón lleno de amor o de amargura, reflejaba en el mío el sentido de mi labor. Doy Gracias por cada una de sus historias, cada una de sus dificultades porque enseñaron a mi vida lo valioso de mi profesión y de mi familia.

No hay comentarios

Publicar un comentario