La sanación espiritual, un proceso de amor propio ¡Entérate con Luchi!
18367
post-template-default,single,single-post,postid-18367,single-format-standard,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,boxed,,columns-4,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive
sanación espiritual desde el amor propio

La sanación espiritual, un proceso desde el amor propio

Amor propioEn la vida que hemos elegido, en el tiempo actual y en el aquí y el ahora tomamos decisiones especiales que salen de nuestra alma, siendo la voluntad la fortaleza, de nuestro amor propio, más preciada para lograr nuestro propósito de avanzar, trascender y permitir la sanación espiritual.

La voluntad de querer cambiar nuestro vivir, es el primer paso y donde reconozco que mis hábitos, mi vida y todo aquello que rodea lo que YO SOY, es mi decisión, mi elección del bien llamado Libre albedrío.

Escuchar tu voz interior que te dice y guía para “hacer el bien”, es la base para reconocer que debo amarme desde lo más profundo del corazón. El amor propio es la llama que puede encender cualquier cambio o nuevo paso al caminar, aquel que olvidamos con el pasar de los días y con cada suceso que ocurre cuando damos todo, pero se nos olvida recibir.

Si mi amor propio es el primero y más importante el compartir con los demás, una pareja, amigos, familia, compañeros, vecinos, aquel con el que no estás de acuerdo, a quien que te encuentras en la calle y quiere agredirte, o quien te pide ayuda, se convierte en el equilibrio permanente que forjará la mejor versión de ti mismo.

Desde el amor, que todo lo puede, se percibirá una versión de ti… Dulce, sensible y tan maravillosa que empezarás a entender a cada persona que se acerca a ti, puesto que la vibración energética que emites es pura, brillante y capaz de transformar cualquier actitud que recibas de modo oscuro y mal intencionado.

El quererme como soy, emite una vibración tan alta que aquel que no quiera verte brillar se opacará desde su misma vibración y se alejará naturalmente, por leyes de la naturaleza.

Recuerda que todo aquello que das lo recibes en la misma proporción o aún más cuando mi creencia del merecimiento es cada vez más alta y más positiva frente a la vida.

Cada mañana puedes repetir:

“Ángeles, arcángeles y todos los seres de luz declaro que yo soy luz, soy amor puro y perfecto y estoy abierto a recibir todo lo que el universo tenga para mí, para mi bienestar y el de toda la humanidad”. Así es, así será y hecho está.

No hay comentarios

Publicar un comentario