Estar a salvo es una decisión del alma, poder de un nuevo año ¡Luchi!
18792
post-template-default,single,single-post,postid-18792,single-format-standard,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,boxed,,columns-4,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive
decisión año nuevo

El poder de un nuevo año está dentro de nosotros, estar a salvo es una decisión del alma

Cuando iniciamos un año nuevo numérico, ponemos en consideración del Universo todo aquello que deseamos que llegue a nuestra vida, de acuerdo a cada uno y nuestros sueños, metas y situaciones para resolver que nos han envuelto en circunstancias de aprendizaje, agradecimiento y superación.

En el momento que agradeces todo aquello que pudo haber pasado en años anteriores, estas resolviendo y cerrando ciclos de tu vida que te llevan a encontrar el verdadero aprendizaje en ellos.

En general, siempre tenemos en nuestra lista de deseos la buena salud, aquella que apreciamos tanto cuando nos aqueja una dolencia. Las enfermedades son un síntoma y una manifestación del alma, y de esta forma podemos encontrar la causa no física si no espiritual para poder sanar.

La abundancia y prosperidad también la encontramos en nuestra lista de deseos. La dirección de este deseo se encamina a buscar el dinero que nos falta o que queremos obtener, pero la abundancia del alma es tener aquellas cosas que no son simples a la mirada humana, si no a los sentimientos de tranquilidad, calma y paz.

La prosperidad es avanzar en tu camino para lograr todo aquello que sueñas. El dinero puede ser una vía, pero si se convierte en el centro y el fin, sacrificarás en muchas ocasiones la verdadera felicidad.

El dinero, la pobreza o la riqueza son pensamientos subjetivos, y son la consecuencia de hacer lo que te gusta realmente. Wayne Dyer dijo en algún momento…

“Cuando persigo el dinero nunca tengo lo suficiente. Cuando mi vida está concentrada en un propósito y dar lo mejor de mí, me vuelvo próspero”

Es desear que mi propósito este de acuerdo con mi misión, donde entrego lo mejor con gusto y alegría y eso lleva a la consecuencia de obtener dinero, que puedes usar y multiplicar, sin que sea tu centro.

Steve Maraboli habla de cultivar en la siguiente afirmación: “Planta las semillas de la felicidad, la esperanza, el éxito y el amor; todo va a volver a ti en abundancia.
Esta es la ley de la naturaleza. Siempre estamos conectados con la naturaleza y de ella debemos aprender, para ser prósperos y abundantes”.

Es decir, decide sembrar en los demás todo aquello que quieres para ti; de esta forma podemos conseguir aquello que tanto anhelamos.

Cada vez que pedimos algo para un nuevo año, el universo escucha todo aquello que pides con confianza. Agradece y acepta recibir todo aquello que este destinado para ti y llegara multiplicado.

”Aquello que pediste si es posible”

No hay comentarios

Publicar un comentario