Arcángel Rafael, mi experiencia con él ¡Luchi te cuenta!
18880
post-template-default,single,single-post,postid-18880,single-format-standard,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,boxed,,columns-4,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Arcángel Rafael, mi experiencia con él

El Arcángel Rafael, con su misión de sanador, patrono de los médicos y además de los ciegos, de los viajeros y peregrinos.

Lo invoco cuando inicio un viaje, hablo con el cómo cuando hablo con cualquier persona a mi alrededor. De esa forma ellos escuchan mi intención.

Al partir para cualquier destino, cierro mis ojos y le digo en voz alta “San Rafael eres nuestro guía, nuestro protector llévanos con bien en este camino hacia –Lugar de destino- por el bien de nosotros, nuestra integridad física y espiritual. Para que logremos disfrutar, en nuestro corazón de, la naturaleza, el camino, la familia, el amor incondicional, en cada paso que demos en este viaje. Que seamos bendecidos por la felicidad y el aprendizaje de cada lugar en el que estemos. Gracias Arcángel Rafael por tu ayuda”.

En ocasiones he sentido su presencia al frente de nuestro automóvil, cual ángel con muchas cuerdas amarradas a nosotros, sonriendo y guiando, con amor, nuestro recorrido. Mirando hacia atrás y señalándonos la ruta, su luz verde rodeándonos y proporcionándonos alegría por el viaje. Su presencia se siente y nos da fe y confianza en que todo saldrá maravillosamente bien.

También al ser el sanador y acompañante de los sanadores, ha sido mi compañía en muchas de mis situaciones de salud.

En una ocasión cuando me encontraba en un examen de cateterismo y exploración de mi aneurisma, el cual hace 7 años le hicieron intervención. Hace un año, estaban revisando en el quirófano (consiente pues ese era el estado que debía tener mientras realizaban el procedimiento), en medio de muchas pantallas de imágenes de la circulación de mi cerebro, apareció una luz blanca y verde que se expandía a medida que los médicos entraban en mis arterias.

Esa luz me hacía sentir que entraba, de la misma forma, en mi cuerpo del chacra corazón hacia afuera y los lados. Se sentía paz, serenidad, tranquilidad y emoción, pues lo que estaba viendo, con mis ojos, era el Arcángel Rafael tan verde y resplandeciente, tan tangible como era mi conciencia y empecé a sentir su amor incondicional y la paz que representa, hasta que desapareció a mis ojos abriendo sus alas de luz e inundando todo el lugar.

Para sentir o ver estos maravillosos seres no debemos presionar a nuestra mente, solo entregar con fe la situación y confiar en que estamos con su ayuda y su mejor compañía.

Nos guían. Siempre que queramos hablarles en voz alta y descubrir sus señales, es el resultado de la más profunda confianza en nosotros mismos y en ese ser Supremo maravilloso, de Amor incondicional. El mismo que nos ha dado la compañía y la guía de estos seres de luz para que sintamos ese amor desde el corazón y lo conectemos con nuestra alma.

Gracias, gracias, gracias Arcángel Rafael por estar ahí siempre guiando mis médicos, mi camino y mis manos para poder sanar a más personas desde la odontología, desde la asesoría espiritual, o desde cada pieza de Joyas con intención para sanar el alma de la humanidad.

No hay comentarios

Publicar un comentario